martes, 24 de enero de 2017

Cazuela de atún en amarillo


El atún cuando se cogía en nuestro litoral, era abundante y frecuente en los guisos populares y en los capachos de los cenacheros que con sus voces roncas lo pregonaban, como recuerda Salvador Rueda 
 El pregón del pescador
Llevo el atún "corredor"
y el "negro", su atroz rival
y la "culebra" fatal
que brinca y caracolea
y a su enemigo rodea
torciéndose en espiral
Prueba evidente de que el atún se ha guisado históricamente como la carne, ratificando sus apelativos  de cerdo del mar o buey de los conventos, queda meridianamente claro que esta receta que guarda un parecido irrefutable con el estofado de ternera. 
Texto y receta sacado del libro La cocina popular de Málaga de Fernando Rueda García.

Ingredientes:
1 atún (bonito listado)  de 2 kg.
2 cebollas
4 dientes de ajo
150 grs. de vino blanco bajo en alcohol El Guiso
3 patatas mediana
Aceite de oliva virgen extra variedad hojiblanca
 sal
5 granos de pimienta negra
2 hojas de laurel


Modo de hacerlo:
 Esta tarea se la podemos pedir al pescadero, pero si tengo tiempo me gusta hacerla yo , así que limpio, quito espinas y piel del bonito, y troceo la carne  en dados de 2 cm. aprox.
 
Reservo la carne y  con las espinas, piel y la cabeza   hago el caldo para la cazuela.
En una sartén con aceite he sofrito los dientes de ajo y lo reservo.

En una satén plana pongo aceite, solo que cubra la base y sofrió las patatas casqueadas del mismo tamaño que el bonito, cuando están doradas por fuera las retiro y sofrió la cebolla cortada en juliana y las hojas de laurel, si hace falta se le añade un poco más de aceite.
Cuando la cebolla está transparente, añado las patatas y el majaíllo con  los ajos fritos y los granos de pimienta negra, y  un buen chorreón de vino blanco bajo en alcohol
Y el caldo que tenía preparado que cubra bien las patatas , lo dejo hervir a fuego medio para que las patatas se ablanden y es el momento de probar la sal , incorporo el bonito troceado, tapo la cacerola y lo dejo  hervir a fuego medio hasta que el bonito cambia de color, no más de cinco minutos pero ya sabemos que el tiempo depende del tamaño y de cómo nos guste de hecho el pescado, a mí personalmente no me gusta que esté muy cocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada