lunes, 28 de octubre de 2013

Rape a la marenga


 
 Ingredientes:
1 cola de rape de 900 grs. aprox.
150 grs de almejas
150 grs. de gambas
200 grs. de vino blanco
2 cebolla
3 dientes de ajos
1/2 guindilla (opcional)
1 cms. de jengibre fresco (opcional)
2 tomates rojos y maduros
1 cucharadita de cúrcuma
4 cucharas de aceite de oliva virgen extra
2 cucharas de harina
1/2 pimiento morrón 



Modo de hacerlo:
Lo primero que hay que hacer es poner las almejas en agua bastante salada para que echen la tierra, con 30 minutos es suficiente, y pelar las gambas, reservando las cabezas por separado.
Corto la cola del rape en rodajas de 4 cms. aprox.
Troceo pequeñito los ajos, la cebolla y el jengibre, y corto 5 rodajitas de la guindilla.
 Salpimento el rape, y lo enharino, yo suelo poner la harina en un bolsa y meter el pescado, la cierro y la sacudo un par de veces y el pescado queda perfectamente enharinado y sin excesos.
 En una cacerola pongo el aceite y cuando está caliente añado las cabezas de las gambas y las rodajas de rape, cuando están doradas les doy la vuelta, no hace falta hacerlas mucho ya se terminarán de hacer en el guiso, retiro las cabezas de las gambas y las pongo en un vaso con el vino para que sigan soltando sabor.
 En la misma cacerola con los restos que ha dejado el rape,  añado un poco más de aceite y sofrío los ajos, la cebolla, el jengibre y la guindilla, cuando están rehogados añado el tomate y la cúrcuma, y lo dejo 5 minutos a fuego medio.
Añado  el rape que tenía reservado y el vino, le doy un meneíto a la cacerola para que se mezcle todo bien, y lo dejo un par de minutos.
Echo las almejas y unos trozos de pimiento morrón, cuando las almejas se han abierto añado las gambas peladas
 Tapo la cacerola y lo aparto del fuego, con el calor las gambas se cocinaran perfectamente, unos minutos de reposo y a servir y disfrutar.

jueves, 10 de octubre de 2013

Almejas con tomate y jamón

En Málaga llamamos almeja a la  variedad conocida en el resto de España como chirla, el color de su concha va del gris al blanco, de carne nacarada y muy sabrosa la convierte en uno de los mariscos más habituales que nos ofrece nuestras costas, dada su demanda y dependiendo de la época del año, las que encontramos en nuestros mercados suelen venir de las costas italianas.
Las almejas eran consideradas comida de gente de pocos recursos, Emilia Pardo Bazán, en su libro "Una cristiana" deja claro el escaso valor que tenían las almejas,
 "y de comer no hay aquí na, sino una pobreza de almejas con arroz"

Ingredientes:
250 grs. de almejas
2 tomate rojo
1/2 cebolla
1 guindilla (opcional)
50 grs. de jamón serrano
100 grs. de vino blanco seco
1 hoja de laurel
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
cebollino fresco 
1/2 cucharadita de sal

Modo de hacerlo:
Primero pongo las almejas en un cuenco con agua y sal y de esta forma ellas sola se purgan, con 30 minutos es suficiente. 
En una sartén pongo el aceite y rehogo la cebolla con el laurel y la guindilla la dejo un par de minutos para que se ablande y rallo el tomate, lo dejo unos minutos a fuego medio, echo el vino.
Seguidamente el jamón y las almejas, tapo la sartén para que las almejas se abran con el vapor, y el tomate no salpique y manche toda la cocina, pruebo como está de sal y  antes de servir le pongo cebollino muy picadito. 

viernes, 4 de octubre de 2013

Pargo a la plancha con espárragos

  Hay algo más sano que un pescado a la plancha, aquí en Málaga aún hace calor y sigue apeteciendo platos rápidos de hacer,  pero no por eso menos bueno y nutritivos que no debemos confundir comida rápida con mala comida.
El pargo pertenece a los llamados pescados blancos, de la familia del besugo, la dorada, el sargo, se alimenta de crustáceos de ahí su excelente sabor, estos que yo compré no son muy grande pero son salvaje cosa que se agradece y mucho a la hora de comerlos, todo parecido con los de piscifactorías es pura coincidencia.
A la hora de comprar pescados debemos fijarnos en unos pequeños detalles,  que  la piel sea  brillante y de colores vivos, los ojos brillantes y saltones como si estuvieran vivos, las agallas rojas y limpias es el mejor indicador que tenemos un pescado fresco y la carne tersa y firme, y por supuesto consumirlos en el día,  nada de dejarlos para mañana perderá frescura y sabor.


Ingredientes:
4 pargos salvajes
1 manojo de espárragos
1 diente de ajo
2 ramitas de perejil
2 cucharas de aceite de oliva virgen extra
 sal y pimienta negra recién molida

Modo de hacerlo:
Preparo el aliño, troceo los ajos y el perejil, lo pongo en un bol y le añado el aceite, ya está listo para usar.
Mi pescadero me ha limpiado de tripas y escamas el pescado, yo solo tengo que pasarlos por el grifo para quitarles la sangre que han soltado, y secarlos muy bien para que en la plancha no se cuezan.
Con una brocha pinto los pargos con el aliño y les pongo sal y pimienta, los pongo en la plancha bien caliente, cuando se despegan con facilidad de la plancha les doy la vuelta para terminar de hacerlo, no debemos hacerlo mucho,  la carne del pescado debe quedar jugosa 
En una esquinita de la plancha pongo los espárragos,  los pinto con el mismo aliño del pescado y los dejo unos minutos a mi me gusta que estén al dente.
Ya solo queda poner el pescado y los espárragos en el plato y regarlo con el sobrante del aliño preparado, y a disfrutar.

martes, 1 de octubre de 2013

Adobillo de acelgas

El origen de las acelgas está vinculado a las tierras bañadas por el  Mediterráneo, y se cree que fue en Italia donde se empezó a utilizarla en la cocina, ya que la verdura era considerada  alimento para animales, en Andalucía  fueron los árabes los que introdujeron la cultura de la verdura,  frente a la cocina cristiana de la época eminentemente carnívora.
El alto contenido de agua y los escasos hidratos de carbono, proteína y grasa, proporcionan escaso valor energético, rica en vitaminas, sales minerales y fibra,  la convierten en un alimento muy recomendado en dietas de adelgazamiento.

 Ingredientes:
1 manojo de acelgas
6 dientes de ajos
1 rebanada de pan
50 grs. de vinagre de jerez
1 cucharadita de pimentón dulce
6 granos de pimienta negra
aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de sal

Modo de hacerlo:
Primero limpio muy bien las acelgas y separo las hojas de  los tronchos, les quito los hilos más gruesos,  y las troceo.
En una cacerola grande, echo las pencas troceadas,  tapo la cacerola y la dejo 5 minutos a fuego medio, el agua que suelta es suficiente para que se ablanden, seguidamente echo las hojas y lo dejo 3 minutos más tapado, así terminarán de ablandarse.
 
 Mientras se cuecen las acelgas, preparo el adobillo, en una sartén pongo un buen chorreón de aceite y frío el pan y tres dientes de ajo, cuando están doraditos lo pongo en un plato con un poco de agua para que el pan se vaya empapando.
 En el aceite de freir el pan lo retiro del fuego y añado el pimentón y el vinagre, lo meneo un poco y lo pongo de nuevo al fuego para que se ligue bien y lo aparto.
Pongo en el mortero, el pan frito con los ajos, una cucharadita de sal, el aceite y los granos de pimienta negra.
 Y lo machaco todo hasta conseguir una papilla espesa.
 En una sartén pongo una cucharada de aceite y echo un par de ajos laminados, cuando empiezan a dorarse añado las acelgas y las moreo  un  minuto, añado el majaíllo, le doy unas vueltas y listo.