martes, 19 de marzo de 2013

Potaje de garbanzos, bacalao y acelgas

 Este es el clásico potaje de cuaresma que mi madre hacía y que cuando yo era pequeña me negaba en rotundo a comer, pero con el paso de los años  todos los "males se curan", y  ahora me encanta, y lo hago con frecuencia, mi madre solía acompañarlo con rabanillas que  a mi padre le encantaban, ella solía pelarlas y las ponía en un cuenco con agua,  una forma deliciosa de desengrasar y suavizar un quiso tan contundente.
La forma de hacer el potaje es muy parecida a como mi madre la hacía, tan solo que yo no expongo el bacalao a una larga cocción, lo dejo para el final y con un par de minutos y el calor  del guiso el bacalao queda en su punto y da tiempo suficiente para que suelte todo su sabor y aroma.

















 Yo había perdido la costumbre de acompañar la comida con rabanillas, las que se compran en los mercados apenas tienen sabor, son todas iguales de tamaño y tiene la verdad poca gracias, pero estas son ecológicas como las acelgas,  el sabor, el olor y la textura nada tienen que ver, y es que en Málaga hay muy buenos cultivos ecológicos y  los agricultores del Valle del Guadalhorce "la huerta de Málaga"  lo está promocionando mucho, hay mercadillos los fines de semana en varios puntos de la cuidad, donde los propios agricultores venden sus verduras y hortalizas recién recolectadas, hay pan cateto de horno de leña, miel, quesos, legumbres secas, mermeladas, semillas,  etc.  y recién estrenado  el mercadillo ecológico de la Malagueta, un placer pasearse por los puestos y poder comprar, preguntar,  probar.....los productos más sanos que podemos encontrar.















Ingredientes:
500 grs. de garbanzos remojados (250 grs. en crudo)
2+2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra malagueño
1 hoja de laurel
1 manojo de acelgas 
1 tomate rojo 
1 pimiento verde
1 pimiento choricero
1/2 cebolla
2 dientes de ajo
1/4 pimiento rojo
1/2 guindilla (opcional)
1 cucharadita de cúrcuma
4 granos de pimienta negra

500 grs. de bacalao desalado
-------
rabanillas

Modo de hacerlo:
Primero os voy a contar mis trucos, a mi me gusta pensar y hacer las cosas en el momento si es posible, así que me las tengo que ingeniar, yo compro los garbanzos y los remojo durante 8 horas y luego van en una bolsa al congelador, de esta manera siempre tengo garbanzos disponible.
Lo mismo me pasa con el bacalao, hay que desalarlo durante 48 horas, pues una vez desalado lo congelo y cuando quiero comer bacalao no tengo que esperar dos días para que esté a punto.
 Y ahora el paso a paso
En una olla pongo dos cucharadas de aceite y echo  todo entero ya que luego lo trituraré y así es más fácil sacarlo de la olla,  el tomate, el pimiento verde, el rojo y el choricero, la cebolla,  los dientes de ajo, la guindilla, la cucharadita de cúrcuma,  los granos de pimienta, y la hoja de laurel, y lo rehogo un par de minutos, y seguidamente añado 1 litro de agua, no pongo sal, cuándo ponga el bacalao probaré si hace falta,  y cuando está hirviendo echo los garbanzos no importa que aún estén congelados, y lo dejo cocer a fuego medio durante 90 minutos hasta que estén tierno,  el tiempo orientativo ya sabemos que influyen muchos factores y cuando están tiernos saco toda la verdura.
Mientras los garbanzos se cuecen, preparo las acelgas, separo las pencas de las hojas, y troceo las pencas y las hojas por separado.
En una sartén pongo las dos cucharadas de aceite que quedan y rehogo las pencas de las acelgas, con 4 minutos es suficiente y seguidamente incorporo las hojas picadas, siempre a fuego fuerte para que no pierdan exceso de agua.

Como veis la sartén está llena de acelga y en unos minutos  ha reducido  muchísimo, hay que removerlas lo mínimo para que no suelten agua.
Trituro la verdura y la incorporo a la olla, añado las acelgas y el bacalao, y lo dejo a fuego fuerte un par de minutos, meneo un poco la olla para que los sabores se mezclen y ahora pruebo la sal, si hace falta le pongo un poco, ya  que el bacalao terminará de soltar sal,  apago el fuego y tapo la olla y con el calor residual que queda terminará de hacerse.
Y este es el resultado, unos garbanzos súper tiernos,  primero porque son de buena calidad, segundo porque  el proceso de congelación los ablanda, unas acelgas que al ir rehogadas ganan muchísimo en sabor y un bacalao en su punto, que solo con pasar la cuchara se sueltan las lascas.

10 comentarios:

  1. Riquisimo, realmente exquisito!!!!
    La próxima vez haré los garbanzos con bacalao echándoles acelgas...me ha encantado la receta.
    Yo siempre hago el potaje de bacalao por un lado y el potaje de acelgas por otro....seguiré tus pasos..
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues desde luego un señor potaje de categoria total, te ha quedado divino, por esta zona se hace tambien asi, y es el tipico plato de semana santa. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Intentaré esta receta para el próximo fin de semana, muy buena pinta....ya os contaré.


    http://cocinocomosemerece.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Intentaré esta receta para el próximo fin de semana, muy buena pinta....ya os contaré.


    http://cocinocomosemerece.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Esta buenísimo. .. lo preparo en mi local. Gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  6. Esta buenísimo. .. lo preparo en mi local. Gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  7. Esta muy rico. Hoy lo he preparado. Sencillo y genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domizp Me alegro que te gust, gracias por comentar.

      Besitosss

      Eliminar
  8. Esta muy rico. Hoy lo he preparado. Sencillo y genial

    ResponderEliminar