jueves, 28 de febrero de 2013

Chivo lechal malagueño #diadeandalucia

 Es un deber y creo que una obligación de todos los malagueños contribuir  a la divulgación de este  tesoro alimentario que tenemos en  Málaga,  que es desconocido por una gran mayoría, y que se consume desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Hoy los andaluces celebramos el Día de Andalucía y que mejor manera de celebrarlo que reunirnos en torno a una mesa y degustar  unas deliciosas paletillas de chivo lechal malagueño, una carne que por su delicado sabor no necesita muchos adornos, unas simples hierbas aromáticas y mucho mimo en el proceso de elaboración y hará las delicias de los comensales.

Según dicen el refrán, donde rumian cabras nacen chivos, y al igual que el cabrito tiene diferentes denominaciones según su edad y alimentación.
El chivo lechal malagueño,  desde que nace hasta los 30 o 35 días se alimenta exclusivamente de leche materna, por lo tanto el chivo lechal  es un animal de un mes de vida y de unos 8 kilos de peso.

 Málaga es la provincia con mayor producción de carne y leche de cabra de Europa. Con 270.000 cabezas de ganado, lanza al mercado 150.000 litros de leche y tres millones de kilos de carne
















Ingredientes:
2 paletillas de chivo lechal malagueño
6 lonchas de tocino entreverado cortado muy fino

romero, tomillo y estragón
sal y pimienta negra
guarnición
3 patatas
1 cebolla
sal
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Modo de hacerlo:
Pongo las paletillas en la bandeja del horno, espolvoreo sal y pimienta negra recién molida, añado las hierbas, y encima le pongo las lonchas de tocino ibérico, lo meto en el horno a 160º calor arriba y abajo en la segunda ranura hasta que la carne esté tierna, eso es  2 horas y media aprox., eso porque estas son lechal y paletillas si fuera la pierna tardará como 1 hora más.
Mientras las paletillas están en el horno, preparo las papas a lo pobre a mi estilo,  mucho más light.
En una bandeja de cristal pongo las patatas cortadas en rodajas de menos de 1 cm. de grosor y encima la cebolla cortada igual, les pongo un poco de sal y menos de medio vaso de agua, las tapo con papel film.
Y  al microondas a max. potencia durante 7 minutos, las saco les pongo una cucharada de aceite de oliva virgen extra, lo mezclo bien y las meto en la bandeja donde está la carne y terminarán de hacerse a fuego lento mezclándose con los aromas de la carne, son las mejores papas a lo pobre que os podéis comer.
El  tocino que le puse a las paletillas para protegerlas durante el horneado están crujiente y con el sabor del chivo y las hierbas así que  se las pongo a las papas y lo mezclo, placer único.


2 comentarios:

  1. Nivelazo...nivelazo...esto se le llama jugar con ventaja...yo espinacas y tu chivo...eso no vale...Me encanta Reme...en serio...que pintaaaa...!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Una maravilla de receta para un gran día para los que hemos tenido la gran suerte de nacer en el sur. Ese chivo lechal de Málaga, el gran olvidado de la gastronomía, menos mal que se está motivando su consumo en nuestra tierra.
    En un tiempo creo que no podré comerlo, hace tres semanas estuve en una finquita de un primo de mi marido y fuimos a ver una piara de cabra; disfruté con los chivos, acariciándolos, etc. hasta que escogieron a cuatro de ellos y los trasladaron ya preparados para "airearlos" y consumirlos en unos días...aún no olvido sus ojitos.... Te ha quedado genial!!!! riquisima.
    Besitos.

    ResponderEliminar