viernes, 2 de septiembre de 2011

Herrera salvaje

 Ya de vuelta de las vacaciones,  que cada año me parecen más cortas, recuerdo de pequeña esas tardes de verano que  se hacían interminables,  las calles estaban silenciosas y  vacías de gente, nadie salia hasta que  empezaba a refrescar, los vecinos sacaban sus sillas y se sentaban a tomar el fresco en las puertas de sus casas," entonces no había aire acondicionado ni ventiladores",  los niños nos reuníamos a jugar  bajo la atenta mirada de nuestras madres,  que hablaban con los vecinos  y comentaban el día a día,y casi siempre con un abanico en la mano.
Hoy para despedir las vacaciones,  que no el verano,  que aquí en Málaga aún queda  tiempo para pasar calor y disfrutar de la playa que para mi son los mejores baños los de septiembre, traigo un verdadero lujo, herreras salvajes, que difícil son de encontrar,  ahora en los mercados lo que hay son hileras de herreras todas igualitas en tamaño y peso,  con esos ojos tristes y apagados que dan penita , así que cuando mi pescadero me dijo, " Reme tengo herrera salvaje",  no dudé en comprar dos y darnos  un festín de sabores de los de antaño, no necesita grandes preparaciones ni condimentos para no enmascarar ese excelente sabor y olor del pescado  que se encontraba fácilmente en las pescaderías y que no necesitan llevar el "apellido de salvaje", tan solo era pescado fresco, y como acompañamiento una rica ensalada de lechuga, aguacate y tomate y tenemos un almuerzo,  para quitarse el sombrero.
 Ingredientes:
 2 herreras salvajes
1 cucharadita de sal
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo
1 ramita de perejil fresco
1 limón
Para la ensalada
1 lechuga
1 aguacate
1 tomate
Para el aliño
1 cucharada de vinagre de vino
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de sal

Modo de hacerlo:
En la pescadería  han limpiado y  quitado las escamas, y le han dado unos cortes para que el calor penetre rápidamente y esté el menor tiempo posible en la plancha, no hay que dejarlo crudo,  pero tampoco pasarse, , yo le he puesto unas rodajas de limón dentro y un poco de sal y lo pongo en la plancha bien caliente y  cuando está dorado por un lado,  les doy la vuelta para que se terminen de hacer.
 Corto el ajo y el perejil muy pequeñito, lo pongo en un cuenco, añado el aceite y lo mezclo todo,  baño el pescado cuando está ya en el plato.
 Y ya todo preparado para llevarlo a la mesa y disfrutar